Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El apagón del 28 de diciembre de 2020 fue consecuencia de una debilitada red eléctrica, a la que se sumaron otros factores.
Así lo indica el dictamen hecho por especialistas contratados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
En la presentación del documento técnico para conocer las causas del corte eléctrico que afectó a 10.3 millones de personas, se explicó que además de la fragilidad de la red se debió al incendio de un pastizal y al mal manejo de una subestación privada.
“La Red Nacional de Transmisión por su estructura es frágil, no es una red robusta, por eso le llaman que es la red de un sistema longitudinal y requiere de diferentes acciones para fortalecer su operación. Es intrínsecamente débil.
“Cuando el sistema es ya débil como éste (…) la capacidad de soportar esos eventos se reduce y entonces es cuando los eventos se propagan y se convierten en grandes disturbios que terminan en apagones”, señaló Ricardo Mota, experto en operación y planeación de sistemas eléctricos de potencia.
Mota expuso que la primera falla en las redes tuvo origen en la quema del pastizal y basura que estaba debajo de las redes.
“Así es, la falla nace con el incendio. Sin ser peritos en incendios, en ingeniería eléctrica, sí nos dijeron que la falla había sido donde la Comisión declaró que se había presentado el par de fallas.
“Había un basurero abajo, estaba rodeado de arbustos, se prendió, ellos reportaron altas velocidades de viento que avivan las flamas, se calienta el aire y el aire caliente es propicio para conducción eléctrica, entonces, la falla es a través de la columna de aire caliente que produjo el incendio”, señaló.
Según el dictamen la subestación de la central eólica San Carlos, de Acciona, fue otra causa.
Explicaron que ésta fue interconectada a la red sin haber cumplido con los requerimientos técnicos necesarios ya que no se terminaron de realizar las pruebas pre operativas, pese a contar con la aprobación de Comisión Reguladora de Energía.
También aseguraron que ese día se rompió el récord nacional de producción de energías renovables y que eso también generó “debilidad del sistema”.
Los expertos también añadieron una falla en los sistemas de protección, los cuales se deben tener en perfecto estado en cualquier sistema eléctrico.
Al no tener un adecuado mantenimiento, la falla en la primera línea de transmisión no pudo ser contrarrestada por la segunda línea y ésta no soportó toda la electricidad disponible.
El dictamen concluye la importancia de invertir en el reforzamiento de las redes, desarrollar un programa de revisión de todas las líneas y establecer una política que atienda los conceptos de seguridad.