A más de un siglo de prisión fue sentenciado un individuo que fue encontrado culpable de varios delitos sexuales que cometió durante una década, en agravio de su hijastra, quien en el tiempo en que ocurrieron los hechos era menor de edad.
El agente del Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado, aportó los elementos de prueba necesarios para que un juez de Control y Juicio Oral Penal sentenciara a un individuo de nombre Juan Carlos L. D., a 107 años, 11 meses y 28 días de prisión.
Lo anterior, tras ser encontrado culpable de los delitos de atentados al pudor, violación equiparada, violación, corrupción de menores y hostigamiento sexual.
De acuerdo con las investigaciones que llevó a cabo la Fiscalía General de Justicia del Estado, las agresiones sexuales que sufrió la menor de edad, por parte de su padrastro, ocurrieron entre el año 2010 y el año 2020.
Durante todo ese periodo Juan Carlos realizó conductas aberrantes de carácter sexual en agravio de su hijastra, cuando tenía la obligación de protegerla.
Se estableció que los actos sexuales fueron cometidos bajo la violencia moral y psicológica, pues el agresor obligaba a la menor de edad a guardar silencio mediante amenazas, además de que le aseguraba que si le contaba a alguien lo sucedido, nadie le iba a creer.
Fue hasta que la víctima llegó a la adolescencia que se atrevió a comunicarle a su madre lo sucedido, por lo que ambas acudieron ante el agente del Ministerio Público para presentar la denuncia penal correspondiente.