Lílian Cruz
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- José Francisco Molina, un controlador con 40 años de experiencia, fue cambiado de su horario habitual de trabajo al horario nocturno como un «correctivo» para cambiar su opinión sobre las deficiencias operativas en el Centro de Control Mazatlán, Sinaloa.
«No te estoy diciendo que es un castigo, es un correctivo, porque vas a aprender mucho en la noche», le dijo Juan Pablo San Ramón, jefe del Centro, cuando el trabajador le preguntó la razón del cambio de turno.
«Necesitas ver el turno de la noche para ver cómo opera, para que cambies tu forma de pensar», agregó el jefe en una grabación de la conversación, de la que REFORMA tiene copia.
«Han puesto medidas que perjudican la operación del centro de control. La verdad no lo había visto nunca, en ninguna administración, porque eso de no cubrir a la gente que falta a mi se me hace que pone en riesgo la operación del centro», dijo el trabajador.
«Se me hace muy riesgoso que esté un supervisor solo en una posición que está complicada y ha habido incidentes», expresó el trabajador sobre los acontecimientos, entre ellos el riesgo de colisión entre dos aviones.

¡Participa con tu opinión!