Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Instituto Nacional Electoral (INE) sancionó con 4.5 millones de pesos a Morena por el diezmo que pidió Delfina Gómez a trabajadores del DIF municipal cuando era Alcaldesa de Texcoco, entre 2013 y 2015.
Durante la discusión, los consejeros electorales calificaron la retención de la ahora Secretaria de Educación Pública como una práctica vergonzosa, inmoral, inadmisible y antiética.
La Unidad de Fiscalización comprobó que de 2013 a 2015 se retuvo el 10 por ciento del sueldo a al menos 472 trabajadores del DIF Municipal para sumar 12.9 millones los cuales, según testimonios de los empleados, eran para el Grupo Acción Política (GAP), liderado por el senador Higinio Martínez, encargado de brindar apoyo a comunidades y a adultos mayores.
Los recursos se entregaron a María Victoria Anaya, empleada de confianza de Gómez, y a Sara Rosas, quien laboraba en la Dirección de Administración Municipal.
Sin embargo, sólo se confirmó que 2 millones 114 mil pesos se canalizaron a dos proveedores de Morena, por lo que la multa se aplicó sólo por dicho monto.
“En la izquierda en la que yo vengo esto es una cosa gravísima. No estamos hablando de cualquier recurso ilegal, estamos hablando de dinero que se les quitó a los trabajadores y me parece que eso es algo que hay que recordar”, afirmó el consejero Uuc-Kib Espadas.
Por su parte, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, lamentó que debido a que la mayoría de esos recursos se retiraron en efectivo, como sucedió en el Pemexgate, no se logró seguir el rastro.
La consejera Carla Humphrey pidió sumar al dinero recibido por dos proveedores, un cheque a favor de Marcos Ramos, líder municipal de Morena en 2014, así como 130 mil pesos por concepto de traslado de personas a diversos eventos de ese partido, por lo que la multa pasó de 4.2 a 4.5 millones.
El representante de Morena, Eurípides Flores, calificó la investigación del INE como deficiente, e incluso acusó a los consejeros de “hacerle el juego” a la Oposición para “hacer un escándalo” con meras suposiciones.
Ciro Murayama le respondió que si esto hubiera sucedido en Atlacomulco, tierra de priistas, el INE actuaría igual, pero Morena levantaría la voz para aplicar la sanción.