Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En la primera mitad de este año, el Gobierno federal ejerció menos recursos de los presupuestados en cuatro programas dirigidos al cuidado de la primera infancia, etapa que va de los 0 a los 5 años de edad.
Las Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil del ISSSTE, por ejemplo, subejercieron el gasto programado en un 36 por ciento entre enero y junio, revela un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
De los mil 103 millones aprobados para el periodo, únicamente se ejercieron 705 millones de pesos.
El Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras tuvo un subejercicio de 21 por ciento, ya que de mil 665 millones de pesos, se gastaron mil 311 millones de pesos.
En tanto que el programa Expansión de la Educación Inicial de la SEP gastó 6 por ciento menos respecto al monto aprobado para la primera mitad de este 2022.
Asimismo, los Servicios de Guardería del IMSS tuvieron un gasto 2 por ciento menor al programado y reportaron un avance de 40 por ciento respecto de su presupuesto anual.
En análisis recientes, el CIEP describe que en términos de eficiencia económica, la inversión social en la primera infancia posee efectos más marcados sobre la formación de capacidades que invertir en etapas posteriores de la vida, debido a que se ya que se trata del capital humano de los próximos años.
Cada dólar de gasto público invertido en cuidado y educación de la primera infancia puede generar un retorno de hasta 17 dólares en el caso de los niños más desfavorecidos, describe el organismo.