Un cafre estuvo a punto de provocar una tragedia, ya que al conducir a exceso de velocidad y bajo los influjos de las bebidas alcohólicas, impactó una camioneta en la que viajaba un padre de familia y su hija, la cual terminó volcándose de manera aparatosa.
Debido a que la niña resultó con lesiones en diferentes partes del cuerpo, fue necesario su traslado a un hospital para recibir atención médica.
El aparatoso accidente automovilístico se registró el miércoles a las 00:30 horas, en el Blvd. Chichimeco y casi cruce con la avenida Solidaridad, en el municipio de Jesús María.
Un reporte a los servicios de emergencia indicaba que, en el lugar arriba señalado, se había registrado un fuerte choque entre dos camionetas, una de las cuales había terminado volcándose.
Minutos después arribaron policías preventivos de Jesús María y la ambulancia ECO-336 del ISSEA, quienes encontraron volcada sobre su toldo una camioneta Nissan NP300 pick up, doble cabina, color rojo y con placas de circulación AD-9759-B del estado de Aguascalientes.
En el interior se encontraban el conductor, quien fue identificado como Héctor Hugo, de 32 años; así como su hija, una niña de 5 años, ambos con domicilio en la colonia Los Arquitos.
Una vez que los paramédicos del ISSEA les proporcionaron la atención pre hospitalaria, determinaron que sólo la pequeñita presentaba algunas lesiones de consideración, por lo que fue trasladada al HGZ No. 3 del IMSS donde quedó internada.
La otra unidad automotriz involucrada fue una camioneta Ford Lobo Harley Davidson, modelo 2011, color gris, con placas de circulación AE-0499-A de Aguascalientes, cuyo conductor se dio a la fuga y la dejó abandonada en el lugar del accidente.
Se estableció que ambas camionetas circulaban por el Blvd. Chichimeco en sentido de oriente a poniente, pero debido a que la Ford Lobo lo hacía a exceso de velocidad, antes de llegar al cruce con la avenida Solidaridad, impactó por alcance la parte posterior de la Nissan NP300, lo que provocó que el conductor perdiera el control y terminara volcándose sobre su toldo, resultando lesionada su pequeña hija que viajaba en el asiento del copiloto.
Se presume que el presunto responsable conducía bajo los influjos de las bebidas alcohólicas, ya que quedaron regadas latas de cerveza y vasos desechables.