En México el registro de propiedad intelectual y de patentes es insuficiente y se debe fomentar más entre estudiantes de las universidades, ya que tan sólo en 2020 se tuvieron apenas 1,091 solicitudes, de las cuales un 30% se rechazaron por no cumplir con los requisitos, destacó María José Rentería, especialista en Propiedad Intelectual y Derecho Corporativo.

Detalló que, en 2020 a pesar de la pandemia, México tuvo un incremento en solicitudes de registros de propiedad intelectual y de patentes con 1,091, mientras que en 2021 fueron 1,079, sin embargo, esa cifra es insuficiente con respecto a países que son potencia en el tema. Mientras que en Aguascalientes en el año 2020 hubo 23 solicitudes y en el 2021 se tuvieron apenas 17 en materia de invenciones.

Comentó que las solicitudes se sujetan a un estudio y se revisa que cumplan los requisitos de forma y de fondo en cuanto a la patentabilidad. Posteriormente, los usuarios pueden recibir oficios de parte del IMPI para que modifiquen o rectifiquen ciertas cosas y tras ello se determina si otorgan o no la patente.

Estableció que en México cerca del 30% de las solicitudes de patentamiento o propiedad intelectual se rechazan porque no reúnen los requisitos. “Por eso importante tener la conciencia desde la investigación del producto, tener la información, le llamamos el Estado de la técnica, dónde se encuentra porque a partir de ahí se crea la novedad”.

Explicó que a nivel mundial, el 85% de la actividad en materia de propiedad industrial se genera en el continente asiático, donde el primer lugar lo ocupa China, seguido de Estados Unidos, Corea, Japón y la oficina de la Unión Europea en cuanto al registro de tecnología, mientras que en México y en Aguascalientes se manejan mucho las patentes en materia de mecánica.

Por lo anterior, dijo que es necesario hacer conciencia en las universidades que se dedican a esta materia, en las ingenierías para que los jóvenes aprendan a hacer uso de las bases de patente y puedan desarrollar sus estudios y proyectos con base en esta información. “Nos sucede mucho con los clientes, llegan que quieren patentar un producto, pero no reúne los requisitos porque no se hizo el estudio previo. Por una parte, es hacer conciencia al usuario que tienen esta excelente herramienta y la otra es generar mecanismos que permitan acercar o vincular a las universidades con la industria y también el financiamiento”.

¡Participa con tu opinión!