Desata el COVID-19 las incapacidades médicas en la industria automotriz, de la construcción y en la minería, al ser los sectores más afectados tras poco más de un mes de su reapertura con la ‘nueva normalidad’, señaló el asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera.

Afirmó que hoy en día derivado de cambios en el clima aunado a la psicosis que ha generado la pandemia, las enfermedades respiratorias afectan a una parte importante de la población lo que ha generado que las incapacidades vayan al alza en las instituciones públicas de salud. Afirmó que tan sólo en el mes de junio en el Instituto Mexicano del Seguro Social se registraron 30 mil solicitudes de incapacidad a nivel nacional donde los sectores más afectados son el automotriz con 2 mil incapacidades, 2 mil en la industria de la construcción y 100 más en la minería, registrados en tan sólo la última semana del mes pasado.

Asimismo, dijo que hubo actividades esenciales que nunca han parado desde el inicio de la pandemia tales como las tiendas de autoservicio, el autotransporte y los servicios médicos, donde también ya hay muchos trabajadores afectados de las vías respiratorias.

Destacó que en el caso de Aguascalientes ya hay cerca del millar de incapacidades, es decir son 970 trabajadores los que han recurrido a la incapacidad por enfermedades de las vías respiratorias. En cuanto a los decesos durante junio, señaló que a nivel nacional fueron 14 mil 662 muertes por COVID-19, enfermedades del corazón son 11 mil 802, y en enfermedades pulmonares se registraron 1,913 muertes.

Estableció que para el Instituto Mexicano del Seguro Social las incapacidades médicas por la atención de vías respiratorias le representaron un aumento entre el 5 y el 10% si se compara el mes de junio de este año con el mismo mes del año 2019. “Hay una circular del 3 de abril que dice que debería de clasificarse como enfermedad de trabajo cuando el trabajador estuvo expuesto por sus funciones a contraer el virus, porque de repente uno llega enfermo de COVID-19 un sábado o un domingo y no lo toman como enfermedad de trabajo, aunque en el centro laboral hubo contagios”.