Ricardo Anaya Cortés Aspirante presidencial del PAN y Frente Amplio Ciudadano

Noé García Gómez

El motivo de esta misiva es que contemple algunos aspectos en su legítima aspiración para ser presidente de nuestro país.

Veo con sorpresa las complicaciones en la gobernabilidad en su instituto político, estando usted al frente, no solo por la renuncia de Margarita Zavala, el hermano de ésta y su cuñada; sino por el ambiente que desde fuera se percibe en Acción Nacional.

Un ambiente de cierta disciplina forzada. Donde pocos quieren moverse o manifestar las aspiraciones políticas; para no ser sujetos a la marginación o al fuego amigo. Eso genera una estabilidad endeble que incuba resentimientos y molestias, y que al final genera una peor  traición que el de la renuncia abierta, que es, el trabajo de zapa que realizan desde adentro contra la imposición del candidato, el ambiente de la simulación y la intriga bajo la mesa.

También veo con sorpresa la ruta impuesta desde el Frente, donde el PRD y Movimiento Ciudadano se ponen mediáticamente a la par de Acción Nacional, pareciera una buena muestra de voluntad de su parte, pero espero tenga el análisis del costo-beneficio electoral que traerán esas dos fuerzas políticas a su aspiración. Por lo siguiente.

Primero, las votaciones importantes tanto del PRD, como de MC, son votos ideológicos, no por estructuras electorales. Esto es, las burocracias políticas electorales de estos partidos son costosas, poco efectivas y no comprobables. En cambio las propuestas de programa y estilo de gobierno son las que más simpatías les atraen a los ciudadanos. El impulso de novedosos programas sociales, combate a la desigualdad, acceso a la salud y ampliación y respeto a los derechos políticos, son los que el ciudadano tiene presentes a la hora de votar por ellos. Las marcas PRD y Movimiento Ciudadano son marcas muy desprestigiada y mal posicionada, pero el elector les da el beneficio de la duda cuando escucha de ellos propuestas sensatas con sensibilidad social, ¿Cómo hará para convencer al voto ideológico de esos partidos? Esa es la clave, sino solo serán costosas rémoras que cargará toda la campaña.

También quisiera darle un consejo, creo conocer bien a las personas con las que trata en el PRD, tenga cuidado, no les crea todo, no les confíe todo, pero sobre todo no los imite, vea como los llamados chuchos han reducido a la principal fuerza de izquierda partidista, en una testimonial institución, principalmente por dos políticas; la primera el usar y desechar, aliados, liderazgos o grupos ¿Dónde está Cárdenas, Ebrard, Encinas? Los usaron y desecharon, lo mismo replican en todos los niveles, segundo operan y festinan la reducción de los dirigentes y militancia, para ellos cada dirigente o militante que se va, no es una oportunidad de reflexión para retenerlos o enmendar caminos, es una alegría, ya que creen que entre menos les tocará más pastel. Sin saber que esos que se van son los que de alguna manera contribuían para los porcentajes que tenían y daban calidad política y moral. Por otro lado el cacicazgo de Dante, no es algo que un partido como el PAN quiera o se merezca. Tenga cuidado. Realice una reflexión y vea que no puede tener más coincidencias con los que antes atacaron a su partido que con sus propios compañeros, y si es así, algo no está bien.

Finalmente el PAN se ha distinguido por ser un partido con un proyecto de país, pudiera gustar o no, se tenía una visión clara de lo que se ponía a disposición del electorado. Hoy no lo veo, o al menos con claridad. Es con esto donde muchos ciudadanos sin partido pudieran sumarse a un proyecto que los convenciera.

Finalmente, parece ser un hombre talentoso e inteligente, pero una obsesión puede nublar hasta el camino más despejado.

Repito Señor Anaya, la clave está en el proyecto de país, no en la ambición, ni en los consejos de los aduladores.