Personal de CFE acordonó un tramo del Andador Juárez, en el primer cuadro de la ciudad, en el que las láminas que cubren los registros se han vuelto un verdadero peligro para los peatones. Ello, más los puestos ambulantes y otros objetos, obligaron a los transeúntes a hacer de su paseo por esta importante zona peatonal una verdadera carrera de obstáculos.