Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La nueva aerolínea que el Gobierno federal planea impulsar servirá para que el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía tenga aseguradas operaciones aéreas.
Esta semana se anunció, otra vez, el plan para lanzar una nueva aerolínea para apoyar a trabajadores de la extinta Mexicana de Aviación a través de una cooperativa híbrida, donde los empleados tengan control junto con inversionistas privados, según información divulgada por los mismos colaboradores.
Es claro que esta situación se da un contexto para asegurar operaciones comerciales, dijo Rogelio Rodríguez, experto en temas aeronáuticos y gerente de Asuntos de la Industria de Mexicana de Aviación.
“El tema es Santa Lucía y se repite la fórmula del Aeropuerto Internacional de Toluca, que empezó a operar con aerolíneas que sólo lo hacían ahí.
“Santa Lucía y Mexicana es una combinación políticamente exitosa… porque se necesitan operaciones regulares y continuas para que funcione”, dijo.
La intención de tomar en cuenta una demanda de empleados de Mexicana de lanzar una nueva aerolínea deja total evidencia de que el objetivo es garantizar vuelos en Santa Lucía, coincidió Miguel Ángel Yúdico, secretario general del SNTTTASS.

Obtiene permiso eléctrico
En otro orden, la CRE otorgó un permiso de generación de electricidad al aeropuerto de Santa Lucía.
En su sesión ordinaria, el regulador expuso que el permiso fue otorgado a favor de la Sedena para su central Aeropuerto, por lo que se entiende que esta dependencia desarrollará su proyecto de energía.
El pasado 29 de junio el regulador negó modificaciones a permisos de generación.
“Es una buena oportunidad para nosotros, una oportunidad que nunca se había dado, que nos llamaran a nosotros como trabajadores para que hiciéramos algo en beneficio de todos nosotros, que nos quedamos sin trabajo, sin liquidación.
“Y si no lo hacemos nosotros, alguien más lo va a hacer”, dijo Jorge Santa María, representante de un grupo de trabajadores de Mexicana en la negociación para la cooperativa.
La propuesta es que esta aerolínea arranque operaciones en Santa Lucía con tres aviones y realice cinco vuelos diarios con una duración menor a dos horas, aunque todavía están en proceso de definir con qué rutas empezarían, mencionó.
La inversión inicial para este proyecto será de 155 millones de dólares, expuso.
La intención es que el Gobierno otorgue un préstamo, a través del Banco de Desarrollo, equivalente a 40 por ciento de ese monto a la cooperativa integrada por trabajadores de Mexicana, detalló.
El restante 60 por ciento sería apodado por un grupo de empresarios encabezado por Salvador Álvarez, mencionó.
“Es la primera vez que en estos niveles surgiría un híbrido, de una empresa, de una aerolínea y es algo que sería nuevo para el mundo y para nosotros”, dijo.
Sin embargo, la estructura de la plantilla laboral, que en un principio estará conformada por mil 200 empleados, estará a cargo de la cooperativa.
Explicó que, hasta ahora, la idea es que puedan ingresar a esta nueva aerolínea aquellos que hayan sido trabajadores activos de Mexicana hasta el 28 de agosto de 2010, cuando la compañía dejó de operar.
“La esencia de esta nueva aerolínea por supuesto es apoyar a todos los trabajadores de Mexicana que quieran integrarse y hayan estado activos (a esa fecha)”, declaró.
Santa María aclaró que no se trata del resurgimiento de Mexicana de Aviación porque no se usarán activos de la compañía quebrada, ya que legalmente eso es imposible, debido a que éstos tienen que venderse para liquidar a los trabajadores de la empresa que siguen esperando este pago.
Todos aclararon que esto no resuelve la situación actual de los más de 7 mil 300 empleados de la quebrada Mexicana de Aviación que esperan su liquidación, porque este proceso es completamente ajeno al surgimiento de la nueva aerolínea.
Si se monetizara la marca de Mexicana de Aviación para usarla en la nueva aerolínea, el dinero obtenido se usaría para pagar parte de ese adeudo a los trabajadores; sin embargo, eso claramente no alcanzará para cubrir el monto total y en el contexto actual es muy complicado que eso ocurra, dijo Rodríguez.