Agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) adscritos a la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, aseguraron más de un millón de cigarros de contrabando que ingresaron a territorio mexicano, tras llevar a cabo un cateo en una finca ubicada en el fraccionamiento Rinconada Santa Mónica.
Siguiendo con una línea de investigación relacionada con un contrabando ingresado a Aguascalientes, agentes de la Policía Federal Ministerial lograron ubicar un domicilio donde se tenían almacenados una gran cantidad de cigarros de procedencia extranjera, los cuales se pretendía distribuir posteriormente en tianguis y locales comerciales fijos, así como en mercados tanto de la ciudad de Aguascalientes como en varios municipios del interior.
Una vez que el agente del Ministerio Público de la Federación inició la carpeta de investigación, solicitó una orden de cateo a un Juez del Control del Centro de Justicia Federal con sede en Aguascalientes, misma que fue concedida.
De esta forma, un grupo de agentes federales de la AIC, personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, se trasladaron al fraccionamiento Rinconada Santa Mónica donde catearon una finca e hicieron el decomiso de un millón 020 mil 160 cigarros de diferentes marcas y de procedencia extranjera.
Asimismo, fueron detenidas cuatro personas identificadas como Juan P., José P., Claudia E. y Laura C., a quienes se les inició la carpeta de investigación por el delito de contrabando.