Laura Elena Rivera Manzanares

En estas campañas ha salido a relucir, además del desinterés por la ciudadanía, la ignorancia de dirigentes partidistas y candidatos, tal vez disfrazada de buenas intenciones y que a la postre la autoridad jurisdiccional en materia electoral ha tenido que enmendar, “exhibiendo a cínicos, tramposos y chapulines”, con el riesgo de que el abstencionismo aumente.

El consejero de la Barra de Abogados, Eric Monroy Sánchez, consideró que lo ocurrido hasta ahora, en poco más de tres semanas de campaña, pareciera que no es más que un “circo electoral, en el que hay titiriteros manejando a los aspirantes, algunos capaces de exponerse al ridículo con tal de llamar la atención, pero sin propuestas realizables”.

La falta de transparencia que han mostrado la gran mayoría de los abanderados, que se han rehusado a presentar su 3de3 voluntario como lo ha propuesto el Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, así como la negativa de participar en debates oficiales y no oficiales, deja ver la calidad de aspirantes a cargos de elección, que busca la elección o reelección en el cargo.

Lo que ha quedado de manifiesto en este tiempo de campañas es que los candidatos y sus partidos no tienen el menor respeto por la ley, y no sólo aquellos que han pretendido burlarla para ser los agraciados con una candidatura, “desde el que se hizo pasar como indígena, y que pasará a la historia por su gran mentira, como legisladores que quisieron burlar la ley para postularse por la reelección, pero en un distrito diferente”.

Sale a relucir que a la fecha, menos de un centenar de los aproximadamente dos mil candidatos registrados han presentado su 3de3, “y a pesar de insistirles que moralmente sería lo adecuado y que no se tuviera que obligar por ley a que la presentaran, lo que ocurre es que dejan de manifiesto su interés por que no nos enteremos de su patrimonio ni de su situación financiera”.

Tenemos un proceso electoral que le cuesta al erario público, por lo que los ciudadanos al menos “tenemos el derecho de conocer las propuestas realizables y no que pretendan seguir vendiendo espejitos de cosas que son inviables y sólo generan falsas ilusiones”, pues hay candidatos a diputados y a alcaldes que han dejado ver que no tienen idea de las funciones que deberán ejercer en caso de ganar la elección.