En la ciudad de Durango fue capturado un peligroso delincuente, que en el mes de diciembre del año 2022 asesinó a un chofer de plataforma para despojarlo de su automóvil.

El sospechoso había sido capturado días después del crimen, pero fue sometido a proceso en la ciudad de Durango por otros delitos y en días pasados recuperó su libertad.

Sin embargo, al momento que salía del CERESO, fue reaprehendido por agentes de la Fiscalía General del Estado de Durango, en cumplimiento a una orden de aprehensión girada en su contra en el estado de Aguascalientes, por el delito de homicidio doloso calificado agravado por motivo de robo.

Quien ya se encuentra en Aguascalientes, tras ser trasladado a esta ciudad por agentes del Grupo Homicidios y del Grupo Mandamientos Judiciales de la PDI, es quien fue identificado como Edwin Jazmany, de 23 años, originario del estado de Durango.

Se le señala de haber participado en el asesinato de un chofer de plataforma, identificado como Darío Luis Gerardo Galaviz Viramontes, de 36 años, originario del municipio de Guadalupe, Zacatecas.

El pasado día 21 de diciembre del 2022, siendo las 14:30 horas aproximadamente, fue localizado el cadáver de un hombre, a un costado de un camino de terracería que conduce al poblado de La Punta, en el municipio de Cosío y a unos 100 metros de la carretera federal No .l 45 Norte.

La víctima, quien se encontraba tirada boca-abajo y con las manos esposadas, presentaba un impacto de bala en el abdomen y otro más en la cabeza.

A la escena del crimen acudieron policías preventivos de Cosío, policías estatales, agentes de la Guardia Nacional y una ambulancia del ISSEA, además de agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE.

Más tarde, se identificó a la víctima como Darío Luis Gerardo Galaviz Viramontes, originario del estado de Zacatecas y ser chofer de un vehículo de plataforma. Su familia comentó que la última vez que tuvieron contacto con él, les había comentado que realizaría un viaje desde el municipio de Guadalupe, Zacatecas al estado de Aguascalientes.

Debido a que no se localizó el vehículo que conducía, se presumió que lo habían asesinado para despojarlo de la unidad de motor.

Por tal motivo se boletinó a todas las corporaciones policiacas del país y al día siguiente, el coche fue asegurado en la ciudad de Durango, por agentes de la Fiscalía General del Estado.

Dicha unidad automotriz era conducida por Edwin Jazmany, a quien le aseguraron una pistola y droga, por lo que fue puesto a disposición de las autoridades judiciales de Durango.

Sin embargo, tras recuperar su libertad, fue recapturado nuevamente, esta vez en cumplimiento a la orden de aprehensión que existía en su contra en Aguascalientes, por el asesinato del chofer de aplicación.