Mediante un operativo llevado a cabo el miércoles por la mañana en unas ladrilleras ubicadas en el fraccionamiento Lomas de Nueva York, en el poblado de Los Arellano, municipio de Aguascalientes, fue capturado por agentes de la Agencia Estatal de Investigación Criminal (AEIC) de la Fiscalía General del Estado el sospechoso de haber matado a su esposa tras rociarla con gasolina y prenderle fuego.

Identificado como Luis Enrique “N”, de 38 años, presentaba quemaduras de primer grado en el 30 por ciento de la superficie corporal, por lo que a bordo de una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde quedó internado en calidad de detenido y con custodia policiaca.

El pasado lunes a las 20:00 horas, Luis Enrique arrojó gasolina a Nidia, de 32 años, tras una fuerte discusión que sostuvieron en el interior de su domicilio ubicado en la calle Campestre, de la colonia El Cerrito, en el municipio de Pabellón de Arteaga. La mujer sufrió quemaduras de primero y segundo grado en el 45 por ciento de la superficie corporal.

Inicialmente, un matrimonio que pasaba por el lugar, fue alertado por los hijos de la lesionada sobre lo sucedido, por lo que no dudaron en llevarla en un vehículo a recibir atención médica al Hospital General de Pabellón de Arteaga. Sin embargo, por el estado crítico de su salud, ya que presentaba quemaduras en el rostro, espalda, pecho, piernas y brazos, fue canalizada al Hospital Hidalgo, donde finalmente murió el martes por la noche.

A fin de realizar las diligencias correspondientes, se trasladaron al mencionado nosocomio el agente del Ministerio Público de Hospitales y el personal de la Dirección de Investigación Pericial de la Fiscalía General del Estado. Mientras tanto, agentes del Grupo Homicidios de la PDI iniciaron con las investigaciones correspondientes, a fin de dar con el paradero del sospechoso del feminicidio.

El miércoles por la mañana, agentes de los Grupos Exteriores de Pabellón de Arteaga, Jesús María, Rincón de Romos y San Francisco de los Romo, en apoyo de las investigaciones que se realizaban, llevaron a cabo un operativo en el poblado Emiliano Zapata, en el municipio Pabellón de Arteaga, ya que se tenía información que Luis Enrique contaba con familiares que vivían en ese lugar y podía estar escondido.

A pesar de que se rastrearon varios domicilios, además de parques públicos y otros lugares, no se logró dar con su paradero. Sin embargo, se obtuvo información que indicaba que se encontraba escondido en casa de una de sus hermanas que se ubica por las ladrilleras del fraccionamiento Lomas de Nueva York, en el poblado de Los Arellano, Aguascalientes.

De esta forma, agentes del Grupo Homicidios de la PDI y de la Agencia Estatal de Investigaciones adscritos a la Unidad de Delitos de Alto Impacto, llevaron a cabo un operativo en esa zona y finalmente lograron ubicar a Luis Enrique.

Sin embargo, dicho individuo se encontraba lesionado, pues presentaba quemaduras en el 30 por ciento de la superficie corporal, ya que aparentemente, al momento de que le roció gasolina y le prendió fuego a la mujer, también él fue alcanzado por las llamas.

Ante la falta de atención médica, su estado de salud se había complicado, por lo que se solicitó una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil, a fin de ser trasladado al Hospital Hidalgo donde quedó internado en calidad de detenido y con custodia de policías preventivos.