Elementos de la Fiscalía General del Estado lograron detener a otro de los involucrados en el homicidio de un joven y las lesiones provocadas a su primo, a quienes privaron de la libertad por presuntas deudas de drogas.
Cabe destacar que con relación a estos hechos, uno de los participantes ya recibió sentencia condenatoria, mientras que otro más sigue actualmente bajo proceso penal.
Quien por lo pronto ya les va a hacer compañía en el Centro de Reinserción Social para Varones, es un individuo de nombre Eliel, a quien un juez de Control y Juicio Oral Penal le dictó auto de vinculación a proceso por el delito de homicidio doloso calificado con premeditación y ventaja, cometido en agravio de un joven de nombre Jaime Osvaldo, así como por el delito de homicidio doloso calificado con premeditación y ventaja en grado de tentativa, en agravio de otra persona de nombre Ulises Eduardo.
De acuerdo a los elementos de prueba aportados por la Fiscalía General del Estado a través del agente del Ministerio Público, los hechos se registraron el día 11 de diciembre del año 2018, cuando a las 22:30 horas, los primos Jaime Osvaldo y Ulises Eduardo acudieron al domicilio de un individuo de nombre Alan Ramón, ubicado en la colonia Los Pericos, aparentemente con la finalidad de adquirir droga.
Sin embargo, dicho individuo les negó venderles más narcóticos, debido a que los afectados tenían una fuerte deuda económica con él por el mismo concepto, por lo que les pidió que le pagaran.
Sin embargo, los dos primos comenzaron a insultarlo y lo amenazaron, por lo que el mismo Alan Ramón, junto con otros sujetos que posteriormente fueron identificados como Gregorio y Eliel, que en esos momentos se encontraban en ese domicilio, los sometió y los introdujo a la fuerza al inmueble.
Ya en el interior comenzaron a agredir físicamente a Jaime Osvaldo y a Ulises Eduardo, a quienes posteriormente subieron a un vehículo y los trasladaron a un sitio abandonado que se ubica por la carretera estatal número 79, a la altura de la comunidad de El Conejal, donde los agredieron con armas de fuego.
De este modo perdió la vida Jaime Osvaldo, mientras que su primo Ulises Eduardo, de 28 años de edad, a pesar de sufrir una herida por proyectil disparado con arma de fuego en el cuello logró sobrevivir y su declaración fue determinante para identificar a los agresores.
De esta forma se logró detener posteriormente a Alan Ramón, quien ya fue sentenciado a 32 años y seis meses de prisión por estos mismos hechos, mientras que Gregorio, el otro participante, se encuentra actualmente bajo proceso al igual que Eliel, quien tras permanecer casi dos años a “salto de mata” finalmente fue localizado y detenido.