CDMX.- Arrastrando un diablito, cargando cajas con comida, empacándolas, estableciendo cadenas humanas, subiéndose a camiones y manejándolos.
Fueron varias de las cosas que se le vio hacer, hace unos días, a Brad Pitt, quien demostró que, a pesar de su fama, no pierde la sencillez.
La superestrella de Hollywood, de 56 años, se sumó a una jornada humanitaria, participando como un voluntario más para Los Angeles Housing Projects, en una iniciativa para repartir alimentos a los más necesitados.
Con jeans, tenis, camisa de franela y cubrebocas, el ganador de dos premios Óscar mostró buen espíritu y se le captó compartiendo risas con otros trabajadores.
Cuando había que tomar un descanso, el ex esposo de Angelina Jolie fumó algunos cigarros.
“Estuvo varias horas. Sólo paraba, cada hora aproximadamente, para tomar un breve descanso de tres minutos para fumar un cigarrillo, y luego volvía al trabajo. Movió más cajas que nadie”, dijo un testigo al Daily Mail. (Staff/Agencia Reforma)