Lo que ocurre con Nissan, en donde se han anunciado paros técnicos y posible recorte de personal, es algo a lo que tendrán que recurrir más de una de las empresas del ramo, pues las condiciones actuales no permitirán la reactivación como era de esperarse, manifestó el presidente del Clúster Automotriz, Cuitláhuac Pérez Cerros.
Refirió que haber tenido pedidos de partes automotrices provenientes de empresas en el extranjero animó a la reactivación del sector en la entidad, con la esperanza de que en junio se reflejara un incremento en la producción, “pero no lo hubo”, antes bien, se mantuvo la proyección de producción para estos 3 meses.
Esta situación obligará a todas las empresas a reajustar su capacidad operativa y adaptarla a nuevos requerimientos de producción, pero “en general estimamos que habrá una reducción entre el 20 y 30% de la plantilla laboral en el estado, en cuanto al sector automotriz”.
El punto notable es que hasta ahora el 100% de las empresas del ramo se encuentran en operación, ya sea para producción de partes, componentes o para los proyectos productivos o de ingeniería que requiere el sector; “el problema ahora es que la operación en todas se redujo bastante”, esto derivado de la baja producción de las armadoras por la caída en sus ventas.
Precisamente esa es la causa por la que Nissan ha anunciado el posible recorte de personal, “pero todas las empresas estaremos haciendo lo mismo, eso ya lo veíamos venir desde que nos enviaron los requerimientos de producción antes de iniciar con el proceso de preparación e implementación del protocolo”.
Pérez Cerros comentó que a pesar de todo, se mantenía la esperanza de que se tuviera una recuperación, sí paulatina pero pronta, de ahí que la idea era que en junio se notara ya un incremento en la producción e incorporar más personal al trabajo, pero no fue así; “se mantuvo la proyección de producción para estos 3 meses y eso obliga a todas las empresas a reajustar su capacidad”, insistió.
En adelante habrá que avanzar con cautela, pues si bien en este tiempo no ha sido necesario el cierre de alguna planta de autopartes automotrices, se sabe que los que sí han cerrado son negocios menores de este giro.