Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La enfermera Laura Estela García Méndez, quien trabaja en el Hospital General Regional No.110 del IMSS, ubicado en Jalisco, canta a los pacientes con Covid-19 que se encuentran internados para ayudarles a reducir la ansiedad y la depresión.

Aunque no tiene estudios formales de canto, la profesional de la salud practica esta actividad desde hace ocho años y decidió que su voz podría dar ánimo a las personas contagiadas.

Tras cantarle a los pacientes por las tardes, asegura que los efectos han sido positivos: las personas reducen sus miedos, así como sus estados de ansiedad y depresión, además de liberar emociones que los afectan.

“Somos un instrumento y, la verdad, me siento muy feliz de poder cantarles, por medio de mi voz transmitirles lo que yo siento. Trato de hacerlo espiritualmente, siempre respetando (sus creencias). Les pido permiso y, por lo general, lo que canto es una alabanza”, explicó la enfermera a través de un comunicado.

Detalló que identifica a los pacientes que requieren más apoyo y elige el mejor momento para entonarles una canción.

Además, indicó, los ayuda a comunicarse con sus familias.

“Yo les consigo un teléfono para que puedan hablar con sus familiares y se piden perdón, es muy emocionante. Una vez una señora me dijo que no sabía orar. La tomé de las manos y sus ojos se empezaron a cerrar, se quedó tranquila”, compartió.

La enfermera subrayó que es humano tener miedo en esta epidemia, pues el nuevo virus es algo distinto a lo que ha enfrentado durante sus 20 años de trayectoria.

“Hay que enfrentar el miedo, porque eso nos bloquea, nos hace cohibirnos. Yo empecé a orar mucho. Se siente una seguridad inmensa, te sientes protegido, el amor crece en ti y es el mismo amor que les das a los demás. Te hace darles una sonrisa, transmitirles esa seguridad. Primero tienes que estar bien tú”, apuntó.