Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Asociación Mexicana de Energía (AME) señaló que las 17 empresas que agrupa rechazan la propuesta de reforma eléctrica propuesta por el Ejecutivo porque implicaría la cancelación injustificada de contratos y violación al Estado de Derecho.

«Una reforma constitucional en los términos planteados supone la cancelación abrupta e injustificada de contratos y una franca violación al Estado de Derecho.

«Es labor del Poder Ejecutivo y de los legisladores buscar la mejora de un sistema eléctrico para beneficio de los mexicanos, pero estos procesos se deben realizar respetando los contratos ya establecidos, en los que las empresas generadoras han invertido miles de millones de dólares», señaló la Asociación en un comunicado.

El 30 de septiembre pasado, el Presidente López Obrador presentó la Iniciativa con Proyecto de Decreto con la cual pretende fortalecer la participación y atribuciones de la CFE para revertir la reforma energética de 2013.

De ser aprobada la iniciativa que pretende regresar al Estado el control del sistema eléctrico nacional, los mexicanos también tendrán limitado el acceso a energías limpias.

«Los términos contenidos en la propuesta de reforma constitucional al sector eléctrico causarían un daño de largo plazo a los hogares mexicanos, las distintas industrias y a la competitividad del País.

«La cancelación de los contratos actuales a los generadores de energía que han cumplido a cabalidad con lo establecido en la legislación mexicana, los términos de los propios convenios y los principios comerciales universales pondrían en riesgo la posibilidad de que los mexicanos accedan a energía más limpia y a precios más accesibles», apuntó la AME.

Además, la Asociación considera que los cambios propuestos no sólo afectan las inversiones del sector energético, también de todo el sector productivo en general porque afectará la competitividad de las empresas en un contexto donde se requiere una recuperación económica más acelerada.

«Las empresas agrupadas en la AME reiteran su compromiso de continuar contribuyendo al bienestar de los mexicanos, al impulsar el acceso universal a la electricidad en las mejores condiciones de calidad y precio para todos.

«Con ello, se apoya el crecimiento de la economía, la inversión y el empleo, así como una transición hacia energías más limpias y sostenibles», refiere el texto.

Asimismo, hacen un llamado al Congreso de la Unión para que durante la evaluación de dicha propuesta de reforma se priorice el bienestar de los mexicanos para que cuenten con electricidad más barata y menos contaminante, y de esa forma preservar derechos de los ciudadanos como un medio ambiente sano y a la libre competencia del sector.