Claudia Guerrero y Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La cancelación del aeropuerto internacional que se construía en Texcoco fue el mejor negocio público que se pudo haber hecho, presumió ayer el Presidente López Obrador.
Consideró que gracias a esa decisión de generaron ahorros, aún cuando su Gobierno tuvo que pagar a las empresas que ya tenían contratos millonarios comprometidos en esa obra.
“El mejor negocio público que hemos hecho ha sido el de no construir el aeropuerto en Texcoco, que estaba estimado en 300 mil millones. Se decide no construirlo, aun pagando, porque cuando ganamos se adelantaron a contratar obra pensando que así ya no nos iba a quedar más que continuar con esa obra fraudulenta, con ese pozo de corrupción”, señaló.
“Bueno, pues se cancela. Tenemos que destinar 100 mil millones a la cancelación de la obra, pero el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles nos va a significar 75 mil millones. Aun pagando -y que nos queda todo el terreno, el predio, para un parque ecológico- vamos a tener un ahorro de 125 mil millones de pesos”, sostuvo.
El Mandatario refirió que ese monto de ahorro casi corresponde a lo que costará la construcción del Tren Maya, en el sureste mexicano, por lo que insistió en celebrar su decisión.
“Ese fue el mejor negocio público”, insistió.
En 2019, el entonces Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, consideró equivocada la cancelación del aeropuerto de Texcoco, y advirtió que implicaría un costo para el Gobierno de la 4T.
Tras renunciar a la Secretaría de Hacienda, Carlos Urzúa, también reveló que se opuso a la cancelación del NAIM.
Ayer, el Presidente insistió en que la corrupción es el problema que más ha dañado a México y a sus finanzas.