El pasado miércoles se suscitó una fuerte lluvia en diferentes zonas del estado que, si bien beneficiaron a muchos sectores, entre ellas, la agricultura que ya pedía a gritos una fuerte cantidad de agua, perjudicó a otras actividades. Una de ellas el beisbol que como se sabe es uno de los deportes en los que no se puede jugar con estas condiciones. El segundo duelo de la serie ante los Algodoneros de Unión Laguna se tuvo que posponer por las condiciones del clima y del campo del pasado jueves, pasando a una doble cartelera para este viernes.

Lamentablemente, la lluvia causó demasiado daño en el diamante del Parque Alberto Romo Chávez que no pudo recuperarse a tiempo para estar en condiciones de juego y tanto la Liga Mexicana de Beisbol como las directivas de ambas novenas, determinaron que era imposible jugar, cancelando los dos partidos que estaban pendientes en esta serie. La gente que trabaja en el terreno de juego hará todo lo posible por recuperar el buen estado del pasto y del diamante rumbo al primer juego de la serie ante Generales de Durango que está programado para jugarse hoy por la noche.

Todo se decidirá dependiendo el clima que haya en Aguascalientes a lo largo del día, esperando que la lluvia deje que los Rieleros vuelvan al campo buscando una victoria que revierta la tendencia negativa en la que se han metido en los últimos partidos. De momento no quedará más que esperar a conocer si la máquina aquicalidense podrá iniciar serie ante Durango; lo más probable es que Ernesto Zaragoza, que estaba anunciado para ser el abridor ante Unión Laguna, cargue con la responsabilidad de subirse a la lomita esta noche.