Por segundo día consecutivo, la lluvia fue la causa para que miles de aficionados se quedaran sin la oportunidad de ver a los Rieleros en el diamante. Este domingo fue un día complicado para toda la organización del Riel, así como para los aficionados, quienes vivieron horas de incertidumbre para conocer si la serie ante Sultanes podía continuar, como se tenía programado.
Inicialmente, la doble cartelera de este domingo arrancaría en punto del mediodía, que tendría dos partidos a jugarse a siete entradas. La mala noticia fueron las pésimas condiciones en las que amaneció el diamante del parque Alberto Romo Chávez, que resintió las constantes lluvias de los últimos dos días, teniendo zonas encharcadas, principalmente en las partes de tierra. Desde temprana hora, el equipo de mantenimiento se dio cita intentando recuperar el terreno de juego que se veía lastimado, pero nadie tenía la certeza si se podría jugar.
Llegó el mediodía con muchos aficionados formados ya para ingresar al terreno de juego cuando se dio a conocer que sería hasta las dos de la tarde cuando se decidiría si se podría jugar o no, aumentando la espera para los dos equipos y los aficionados. A las dos de la tarde, se tomó la decisión de cancelar la serie debido al mal estado de la cancha, además del poco tiempo que se tenía para jugar la doble cartelera. En caso de necesitarse por un tema de clasificación, más tarde se repondrían los juegos, pero lo más probable es que queden cancelados de forma definitiva, siendo la segunda serie en casa que los Rieleros no pueden disputar por el mismo tema de las lluvias. Ahora, la novena de casa tendrá tres días sin jugar hasta iniciar serie de visita el próximo martes.