Ante la falta de lluvias en los últimos dos años y siete meses, y la necesidad de mantener activo al campo de Aguascalientes, la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial ha comenzado a implementar una serie de programas, principalmente para el sector ganadero, que consisten en apoyar con el acarreo de agua a los potreros, donde comienza a resentirse la sequía.

Así lo dio a conocer Miguel Muñoz de la Torre, titular de la Sedrae, quien habló sobre la preocupación en el sector, pues han transcurrido dos años en los que se ha tenido menor captación de lluvia que la media estatal, pues mientras que la esperanza anual es lograr los 520 milímetros de lámina, en 2019 apenas se alcanzaron los 439 milímetros y en 2020, aunque fue un poco más lluvioso, se alcanzaron 489 milímetros y el pronóstico de esperanza que se tiene para este año es superar la media estatal y lograr captar 564 milímetros, “pero con la naturaleza no se sabe”.

Lo cierto es que resulta preocupante el nivel de sequía que se ha alcanzado en Aguascalientes, sobre todo si se considera que el último año que “llovió bien” fue en 2018 y se alcanzaron 732 milímetros, “recientemente la última vez que llovió fue en septiembre de 2020 y una pasadita que tuvimos hace 15 días, pero no más”.

Las condiciones de las presas locales son tristes, indicó, pues en general se tiene apenas un almacenamiento útil del 33.9%, es decir, sólo 134 millones de metros cúbicos, cuando la capacidad total estando los embalses con captación óptima es superior a los 398 millones de metros cúbicos.

No obstante, Muñoz de la Torre indicó que los productores agropecuarios no se amilanan, si bien se tiene consciencia que es un tiempo complicado, los productores agrícolas de temporal están en espera de las lluvias que se prevén para junio y que éstas continúen hasta septiembre, que es el tiempo de precipitaciones para Aguascalientes.

En tanto que al sector ganadero se le ha comenzado apoyar, para aquellos que lo requieren, con remolques para que puedan acarrear agua a sus potreros y en aquellos casos donde hay bordos de abrevadero o agrícolas, también se ha comenzado su desazolve y mantenimiento, para que estén listos y en condiciones de captación para la época de lluvias en la entidad que se espera a mediados del año.