Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Gobernadora morenista de Campeche, Layda Sansores, aseguró ayer que su estado se encuentra más tranquilo ahora que no tiene policías, quienes mantienen una protesta para exigir mejoras en sus condiciones laborales.
Entrevistada en Palacio Nacional, la mandataria se refirió al conflicto con los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad y confió en que la crisis sirva para hacer una limpia en la corporación, sobre todo para sacar a los mandos policiacos que heredó del Gobierno del priista Alejandro «Alito» Moreno.
«Mi estado está requetranquilo, eso lo curioso, creo que sin policía, más tranquilo, menos delitos. No nos preocupa, cada vez se adhieren más, 489 buenos policías que ya están en la Academia, donde están concentrados los buenos policías», aseveró.
«Esto nos va a servir para limpiar la Policía, porque quienes están, las cabecillas, son altos mandos que (dejó) el Gobierno de ‘Alito’; la corrupción a todo lo que daba, todo lo demás es un pretexto».
Sansores adelantó que se realizará una revisión administrativa para que se deje de pagar a los agentes que no se presenten a trabajar.
«Algunos policías están inquietos porque el movimiento va para abajo, no hemos hecho ninguna represión, pero lo que sí hay que ver es la parte administrativa, quien no trabaja, pues que no se le pague», expresó.
La Gobernadora sostuvo que, detrás de las inconformidades, hay «mano negra» del PRI y deslizó la idea de que el coordinador de ese partido en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, está financiando las protestas.
«Es ‘Elito’ y su socio. Llegó Moreira para pagar (reuniones de) tres, cuatro horas y unas maletotas, entonces ya sabemos quién lo maneja, la ‘mano negra que mueve la cuna'», expresó.