El mercado inmobiliario en Aguascalientes está bien “a secas” actualmente, reconoció el presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en la entidad, Mario Alberto Álvarez Michaus, quien afirmó que, si bien no es un tema de fatalidad, tampoco son los mejores tiempos en materia económica para el sector.
Reconoció que aún cuando ha habido aumento en los precios de las viviendas derivado del alza en el costo de los materiales y por el tema de la escasez de tierra, afortunadamente Aguascalientes no es de los lugares donde haya más incrementos.
Detalló que, si bien la tierra es difícil que esté escasa, lo que sí se puede complicar son las ubicaciones más cercanas que mucha gente busca en las áreas más deseables, ya sea a los centros comerciales, a los lugares de estudio, de trabajo, de esparcimiento, entre otros.
Por lo anterior, dijo que en la AMPI están enfocados en establecer estrategias conjuntas para poder generar más negocios. “Vemos una buena dinámica, pero a secas, o sea, no nos podemos quejar del movimiento, sin embargo, no es un momento de bonanza”.
Estableció que hay movimiento en los temas inmobiliarios industriales, comerciales y en los habitacionales, pero estarían esperando algún repunte importante, sobre todo porque cada vez la competencia es mayor, “o sea muchas personas han encontrado en el sector inmobiliario una oportunidad económica que solvente sus necesidades personales”.
Apuntó que también se ha hablado mucho de la suplencia de la renta sobre la venta, pero aclaró que generalmente quien renta, tiene que comprar, “o sea, no puede ser únicamente que ciertos inversionistas tengan un stock de viviendas y que solamente las compren. “La renta detona la compra”.
Un ejemplo muy claro de lo anterior dijo que está en la vivienda vertical, ya que gran parte de ésta es comprada como inversión, al rentarlas, sobre todo a personas más jóvenes, ejecutivos y con otro tipo de hábitos que no requieren grandes espacios que les implican mayor tiempo de limpieza y de menaje de muebles, además de que algunos consideran que es más seguro a diferencia de vivir en calles abiertas, “y ahí la renta detona la venta”.