Una de las partes más importantes que tiene el deporte es el tiempo. Cada atleta vive un ciclo para cumplir diferentes metas y, en ciertas disciplinas, el tiempo real de competencia es corto; un ejemplo claro es la gimnasia, deporte en el que se comienza desde muy temprana edad y normalmente acaba también con las gimnastas siendo muy jóvenes.
El 2021 significó un cambio de estafeta para la gimnasia rítmica en Aguascalientes, que fue representada de una forma impecable por Sara Ruiz Velasco durante los últimos años. Velasco fue parte de selecciones nacionales y ganó prácticamente todo evento que se le puso enfrente en competencias nacionales. Viajó por todo el mundo, dio pláticas para las gimnastas más jóvenes y también obtuvo premios estatales por su nivel de competencia. A principios de año, estuvo peleando por un lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero se quedó fuera del sueño olímpico, por muy poco, junto con el equipo mexicano. Algunas semanas después de este hecho, Sara anunció a través de redes sociales que se retiraba de la gimnasia profesional con tan solo 19 años.
En contraparte del retiro de Sara, la joven Crista Yakaira Hernández, de sólo 14 años, fue una de las atletas más importantes del estado, triunfando en diversas competencias internacionales y colgándose una plata en los Juegos Panamericanos Junior de Cali, Colombia. Este cambio generacional pone a Crista como la nueva estrella de la gimnasia rítmica y la nueva esperanza para el estado de tener una gimnasta de élite que destaque a nivel internacional. Sara Ruiz Velasco, sin duda, puso la primera piedra para ser la motivación de cientos de niñas en Aguascalientes y ahora Crista Hernández será la encargada de continuar con ese legado que, por lo visto este año, tiene un futuro brillante por delante.