La responsabilidad que ha asumido Veolia al tomar el mando del servicio de agua potable en Aguascalientes debe trascender el cambio de imagen, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Pedro Gutiérrez Romo.

Recordó que la exigencia de la ciudadanía es que el servicio mejore y que las tarifas sean justas y debidamente aplicadas, y es lo que merece frente a una necesidad vital como es el agua.

En entrevista, reconoció que pese a los esfuerzos que se publicitan y que se han enmarcado en una visible modificación de imagen de la empresa concesionaria, sigue habiendo infinidad de señalamientos negativos por parte de la población usuaria.

Eso es un signo de que algo pasa y por una parte el llamado sería a la empresa, para que los ajustes que está haciendo puedan ser estructurales, de tal manera que el servicio que brinda mejore sustancialmente.

En ese sentido destacó que Veolia, como todas las empresas, debe superar algunos vicios que se habían creado el transcurso de los años, y hoy tiene frente a sí la oportunidad de hacerlo.

Sin embargo, reconoció que a veces los usuarios se quejan sin fundamento y acusan alzas arbitrarias sin admitir que incrementaron el consumo del líquido, cuyo costo igualmente debe ser valorado en su justa dimensión.

Y es que si bien el agua es un derecho fundamental de los seres humanos, lo cierto es que entubarla y distribuirla es sumamente costoso, por lo que su derroche es también un vicio que debe ser superado por los consumidores.

Gutiérrez Romo, reiteró su confianza en que haya un verdadero esfuerzo de mejora integral en la empresa concesionaria cuyo contrato concluirá en 2023 a más tardar y después de ello el esquema podría cambiar.

Al respecto recordó que el gobierno electo se ha pronunciado por la desaparición de concesiones en el tema del servicio de agua, de tal forma que podrían ser los últimos años del servicio dado por particulares.