El asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera, consideró que debido a la inflación elevada y al aumento de las tasas de referencia bancaria, en este momento no es recomendable cambiar de Afore. A esto, se suman las fuertes minusvalías que se han presentado en lo que va de este año.

El especialista comentó que la CONSAR informó que de enero a junio las Afores acumularon minusvalías por 360 mil 989 millones de pesos y tan sólo en el sexto mes de este año 2022, dichas minusvalías fueron por 116 mil 965 millones de pesos, lo que hace que cambiar de AFORE no sea una buena decisión. Del mismo modo, Sánchez advirtió que tampoco es un buen momento para pensionarse. “De repente las tasas suben y los bonos actuales dejan de ser atractivos porque sale un bono nuevo que paga más”.

Como ejemplo, indicó que si hoy se oferta un CETE que paga 7.75%, es más atractivo que el que hace 15 días ofrecía intereses del 7.30%. Los bonos o valores gubernamentales se deprecian y los nuevos se vuelven más atractivos para los inversionistas que son los que compran y llevan esos papeles a los portafolios de los trabajadores. Adicionalmente, Sánchez Herrera estableció que las bolsas no están pasando por la mejor etapa ni el mercado de capitales en los que invierten las Afores.

“Ahorita hay que tener la mesura y paciencia porque el mercado de capitales ha tenido un descenso de un 20% del primer trimestre a la fecha y con el alza de tasas de interés, cada vez se hacen más atractivos los bonos que salen nuevos y los bonos que tenían los trabajadores se deprecian…” Gerardo Sánchez Herrera, economista