Renovarse o morir es el reto que tienen los agentes de seguros, luego de las afectaciones que han tenido por la crisis de la pandemia del COVID-19. Así lo reconoció el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas en la entidad, José Refugio Náñez Rodríguez.
El representante de AMASFAC en la entidad afirmó que previo a la crisis por el COVID, la manera de trabajar de los agentes de seguros y fianzas consistía en ofrecer sus planes cara a cara a los clientes. “Los agentes de Seguros teníamos la costumbre de ir a platicar con ellos, tomar un café y si se llegaba al convencimiento y a la sensibilidad de las emociones, firmaban el contrato”.
Sin embargo, dijo que a raíz de la contingencia todo cambió radicalmente y se ha vuelto más difícil ver cara a cara a los clientes para ofrecerles una póliza de seguro, toda vez que nadie quiere tener un encuentro presencial. Por lo anterior, muchos de ellos están utilizando plataformas digitales como Zoom y las redes sociales para asegurar sus ventas.

“Con una sola presentación que puedo hacer vía digital se tiene la oportunidad de convencer no solo a una persona, sino a miles, por lo que muchos agentes podemos tener la mentalidad de hacer ese cambio o quedarnos en el pasado…”

Los seguros que más tienen demanda son los de Gastos Médicos y de Vida ante la situación que vive México y el mundo por la incertidumbre que se tiene con la pandemia y en segundo, a la inseguridad pública.