Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Por quinta ocasión, el Presidente Andrés Manuel López Obrador cambió de dependencia encargada de las compras consolidadas de medicamentos y material de curación y esta vez lo asignó a la empresa paraestatal Birmex.
López Obrador ordenó a Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México S.A. de C.V. (Birmex) que realice los procedimientos de contratación consolidada de los medicamentos e insumos para la salud.
Durante tres sexenios, las compras consolidadas estuvieron a cargo del IMSS, pero en el Gobierno de López Obrador esa tarea ha sido encomendado a la Secretaría de Hacienda, luego a la Oficina de Servicios para Proyectos de Naciones Unidas (UNOPS), que no logró comprar todo lo encomendado, lo que generó desabasto y por lo que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) tuvo que asumir la tarea hasta que fue extinguido.
En noviembre pasado, López Obrador había asignado la compra de medicinas para el sector público a la Secretaría de Salud (Ssa) y ahora se le encarga a la paraestatal Birmex que se había creado en sexenios anteriores para producir vacunas, lo que nunca logró al 100 por ciento.
«Se instruye a Birmex, como área consolidadora, para que, en colaboración con la Secretaría de Salud, y con la participación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Servicios de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social para el Bienestar (IMSS-Bienestar), realice los procedimientos de contratación consolidada de los medicamentos e insumos para la salud a favor de dichas instituciones como áreas requirentes y contratantes», indica el decreto presidencial publicado en la versión vespertina del Diario Oficial de la Federación, que entrará en vigor este sábado.
Birmex debe administrar y ejecutar las acciones que integran la cadena de suministro de los medicamentos e insumos para la salud, con la finalidad de que el Estado asegure y garantice el abasto a la población.
El Presidente ordenó a la Secretaría de Salud que, en colaboración con Birmex, el ISSSTE, el IMSS e IMSS-Bienestar, instrumente la política nacional de abasto de medicamentos e insumos para la salud, y que Birmex debe observar los criterios de economía, eficacia, eficiencia, imparcialidad, transparencia y honradez.
El pasado 30 de octubre, la Dirección General de Recursos Materiales de la Secretaría de Salud convocó a una licitación consolidada, complementaria a las que realizó el Insabi, para el periodo 2023-2024; una compra de hasta 328 millones de piezas de 763 claves de medicamentos, y hasta 3.9 millones de piezas de 377 claves de materiales de curación, que se usarán en 2024.
Entre los últimos planes del Gobierno federal para asegurar el abasto de fármacos se promovió la construcción de una megafarmacia en una bodega de Huehuetoca, Estado de México, que pretende inaugurar el 30 de diciembre.