Hace ya tres años que el lanzador Aldo Ramírez, nacido en Aguascalientes, se convirtió en histórico al ser el beisbolista más joven en debutar con los Rieleros de Aguascalientes, siendo apenas un adolescente. Su talento desde la lomita no pasó desapercibido gracias al scouting de los Boston Red Sox, que decidieron ficharlo para darle la oportunidad de pulir sus habilidades en las categorías menores de la organización.
Ahora, con tan sólo 20 años de edad, su carrera ha tomado un nuevo destino con los movimientos de última hora que están haciendo todos los equipos de las Grandes Ligas. El aguascalentense fue traspasado a los Washington Nationals en un acuerdo que mandó a Kyle Schwarber a los Red Sox. Ramírez ha sido uno de los prospectos más interesantes en los últimos años que habían tenido los Red Sox y su cambio causó algo de sorpresa, por tratarse de un joven con mucho potencial en su brazo.
Aldo estaba lanzando en la liga Low A, en donde inició ocho encuentros, todos como abridor, lanzando durante 31 entradas, teniendo un promedio de dos carreras limpias permitidas por cada nueve entradas, además de 32 ponches a su cuenta. Además, tenía un récord de 1-1 con los Salem Red Sox. El pasado 27 de junio, sin embargo, fue colocado en la lista de lesionados y, el pasado jueves, se hizo oficial el cambio a los Nationals. Seguramente, Ramírez será mandado a las ligas menores del equipo para seguir con su aprendizaje, pero cada vez se ve más cerca su debut en la Gran Carpa, al ser un jugador con bastante talento que ha causado ya un intercambio con un jugador probado en las Grandes Ligas.