Elizabeth García / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-A Ana Patricia Rojo no le da pena decir que empezó a vender suplementos alimenticios para enfrentar la pandemia del Covid-19.

La actriz tuvo que cancelar algunos de sus trabajos presenciales por culpa del coronavirus, por lo que tuvo que entrarle a otro negocio para mantener a sus hijas y su mamá.

«Empecé a trabajar a los cinco años. Soy una madre que está encargada de sus hijas al cien por ciento. Tengo una mamá que tiene cierta edad que también depende de mí.

«No esperar nada más a que nos caiga el maná (alimento) del cielo o a que pasen las contingencias para poder volver a pisar un escenario. Eso no creo que me quite como actriz, eso no creo que me quite como ser humano, eso no creo que sea lamentable ni para generar lástima por parte de ninguna persona», mencionó en entrevista para Ventaneando.