Las altas temperaturas que se registran en la entidad están modificando la dinámica comercial, advirtió el presidente estatal de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, Miguel Ángel Breceda Solís.
La afluencia de clientes a los giros comerciales empieza a disminuir en los horarios en los que las inclemencias del calor y los rayos del sol provocan que menos gente salga a las calles, explicó.
En contraste, se aprecia una mayor afluencia de clientes a comercios en los horarios en los que la temperatura es menos intensa, por la tarde-noche o durante la mañana.
Manifestó que se ha identificado un rango en los horarios de operación entre las 12 del mediodía y las cuatro de la tarde, en el que se advierte una caída de clientes que evitan exponerse a los rayos del sol.
Los horarios de atención de negocios diversos y establecimientos habitualmente continuos empiezan a considerar el cierre en los lapsos de mayor calor, debido a la falta de clientela.
Puntualizó que se trata de negocios que no están relacionados con la venta de productos frescos o bebidas refrescantes, como ocurre con paleterías y negocios de bebidas congeladas, en los que naturalmente hay una mayor venta por la gente que desea refrescarse.
Breceda Solís consideró que los propietarios de establecimientos deben evaluar la forma más conveniente de operar para mantener su dinamismo económico, con horarios partidos o continuos, de acuerdo a sus propias necesidades, en esta época de clima adverso.