En lo que va del año de acuerdo a datos emitidos por el Instituto de Servicios de Salud del Estado, se han registrado alrededor de 300 picaduras de alacrán y arañas, equivalente a un 17% más, respecto del mismo periodo de 2020. El responsable estatal del Programa de Vectores, Iván Aguilar Rodríguez, dijo que lo anterior obedece a la presencia de altas temperaturas, por lo que llamó a la población a mantenerse en alerta.
Con la finalidad de evitar algún tipo de ataque por los mencionados vectores, Aguilar Rodríguez precisó que es necesario mantener una serie de medidas de prevención, entre las cuales se encuentra mantener la higiene en el hogar y sus alrededores, evitar la acumulación de objetos, leña o ladrillos, además de realizar trabajos de desmalezado fuera de la vivienda, así como mantener limpios los baldíos cercanos al domicilio.
De la misma manera, agregó que es importante mantener la higiene dentro de la vivienda, especialmente en rincones y detrás de los muebles, sacudir las prendas y zapatos antes de vestirse y la ropa de cama antes de acostarse y evitar caminar descalzo, especialmente durante la noche cuando los alacranes están más activos.
Precisó que ante un piquete de alacrán o araña, es importante no automedicarse y acudir a la unidad de salud más cercana a recibir atención médica profesional, durante los primeros 30 minutos se puede salvar la vida.
“Hasta el momento en lo que va del 2021, se tienen registradas 294 picaduras de alacrán, en su mayoría en el municipio de Calvillo. Es necesario atender las medidas de prevención a seguir dentro y fuera de los hogares, ya que una atención tardía puede llevar incluso a la muerte de la persona”, concluyó.