Elthon García y Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los protocolos para investigar la desaparición de Fátima fueron ineficaces, se ejecutaron de forma errónea y confirmaron que son obsoletos, consideró Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
El especialista calificó como un acto ilegal la dilación de los servidores públicos de la Fiscalía General de Justicia involucrados en el caso.
“Cada funcionario que asume un cargo tiene responsabilidades legales. La negativa de abrir una investigación o de pedir que (los familiares) esperen 24, 48 o 72 horas es violatoria a los derechos humanos y debe ser sancionado.
“No tiene que ser un tema discrecional, si el funcionario tiene ánimo, él cree que no es necesario, sino se tiene que cumplir con la ley y la ley específica que no hay espera”, señaló.
Alertó que los protocolos se limitan a mandar oficios al Forense, a los albergues y otras instancias.
“Pero eso no es búsqueda”, señaló.
“Lo mismo pasa con la Alerta Amber, no significa que por tener el papelito ya estén buscando a los niños; generalmente lo hace la familia”, rebatió.
Ante esta situación, consideró que es necesaria la creación de un protocolo único de búsqueda, con base en la Ley General Contra la Desaparición de Personas.
Además de contemplar la integración de herramientas tecnológicas, la nueva estrategia debe partir del contexto específico de la víctima y de la información que aporte su familia, explicó.
Martín Pérez condenó que el comunicado del DIF de la Ciudad de México revelara datos de la familia de Fátima, sin que se estableciera si eran determinantes en la investigación por el crimen.
Pérez señaló que tras su muerte, la Administración actual repitió los métodos y patrones de las anteriores, como revictimizar a los menores y a sus familias.
“Se filtra información grave como temas de salud mental, que no tienen nada que ver con la investigación, es un tema interno. Es un método viejo y conocido de las autoridades para distraer”.
Según cifras de la Redim, en México cada día desaparecen 7 niños en promedio y en la Ciudad de México 7 de cada 10 familias ya no dejan que sus hijos salgan solos a la calle por el temor que les causa la inseguridad.
Pese a ello, reclamó su director, la Administración actual empeña más tiempo en presumir logros con eventos públicos para recibir aplausos o hacer limpieza que en diseñar acciones que generen resultados.
Para ello, consideró, las autoridades deben enfocarse en acciones planeadas, basadas en ideas que hayan sido exitosas a nivel mundial o políticas públicas con impactos a corto plazo.

¡Participa con tu opinión!