Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El actual etiquetado frontal de alimentos que tiene México registra una eficacia prácticamente nula para combatir la epidemia de obesidad, sobrepeso y diabetes en el País.
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que el grave problema de salud está presente en la tercera parte de los niños, niñas y adolescentes, pero también involucra a casi tres cuartas partes de la población de México, y se le tiene que hacer frente a través del etiquetado frontal de advertencia.
“México es el cuarto país en el mundo con mayor venta anual per cápita de alimentos y bebidas ultraprocesados, la consecuencia de esas dos cosas es: ¡hay que hacer algo!”, afirmó Lina Pohl representante en México de la FAO.
Cristian Morales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Organización Mundial de la Salud (OMS) en México, añadió que cuando se instauró en el País el etiquetado actual vigente la mortalidad por diabetes mellitus tipo dos aumentó 9.6 por ciento entre 2014 y 2016.
Lina Pohl agregó que se requiere un mejor etiquetado que considere las políticas costo/efectividad más recomendadas a nivel internacional y destacó el etiquetado frontal de advertencia de Chile que se ha convertido en un elemento eficaz.
Cristian Morales indicó que ese etiquetado permitió en Chile una disminución de 20 por ciento del consumo de productos que presentan alto contenido de grasas saturadas, azúcar y sodio.
Si México comienza ahora a combatir la obesidad con un etiquetado más claro, refirió Morales, su tasa de disminución de la enfermedad podría empezar a verse reflejada en unos 5 años.