Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Entre bancada y bancada brotaron ayer insultos, gritos, apodos y reclamos durante el debate sobre las elecciones del próximo domingo.
Durante la sesión de la Comisión Permanente, algunos legisladores pidieron seguridad, libertad democrática, pero ninguna intervención estuvo libre de acusaciones contra sus adversarios políticos y de halagos a sus partidos o candidatos.
La discusión en la sede del Senado arrancó con la asistencia a 29 legisladores.
En su turno, el petista Gerardo Fernández Noroña preguntó sobre la ausencia del líder nacional del PRI, Alejandro Moreno, en los cierres de campaña de sus candidatos.
«No he visto a Alito Moreno en ninguno de los cierres de campaña. El dirigente del PRI anda un poco ausente, quizás trabajando su explicación de que hay que matar de hambre a periodistas», expuso.
«No he visto al líder de la coalición PRI-PAN-PRD, el señor X. Junior, Claudio X. González, que anda desesperado intentando convencer al movimiento paniaguado. A ustedes les falta lo que a nosotros nos sobra».
Luego se refirió a los «panistas paniaguados», que se quejan por la presencia de miembros del Gabinete federal en las campañas de las y los candidatos morenistas a Gobernador en seis estados.
«Además, el enorme liderazgo del compañero Presidente Andrés Manuel López Obrador, que por más que les arda, es nuestro principal activo. Dicen por qué va medio gabinete, cuatro compañeros han ido a los cierres de campaña. Inviten, si lo pueden traer de Mónaco, al Comandante Borolas. Dentro de ocho días, aquí nos vemos para la celebración», desafió el petista.
La senadora panista Lilly Téllez le gritó a Fernández Noroña: «¡Diputado Changoleón! ¡Ahí está!».
«Ahí está el Changoleón, que vino a meterse a esta Cámara que operó al crimen organizado en Sinaloa. Ustedes son el brazo político del crimen organizado, usted y su equipo, Changoleón».
Fernández Noroña consideró que ese apodo es muestra del clasismo y falta de educación de Téllez.
Y la también panista Kenia López agregó que Fernández Noroña es el diputado que más sube a tribuna a descalificar y a agredir.
«A toda acción hay una reacción», justificó López, quien lo calificó de «violento».
«Yo reto a los paniaguados a que vayan al diccionario y vean el significado, no hay ningún insulto. Yo no le he faltado al respeto nunca», reviró el petista.
Previamente, Fernández Noroña se había referido al Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, como «Cabeza de huevo».
Ya sin mencionar nombres, añadió que les dedicaba «Princesa», una canción de Joaquín Sabina.
«Búscate otros paniaguados, princesa», entonó, lo que acaloró más el ambiente.
Mario Zamora, del PAN, dijo en tribuna que en Sinaloa se les ha enseñado a defender a las mujeres.
«Si alguien trae la sangre muy caliente, yo me apunto y lo arreglamos como sea. Si trae la sangre muy caliente, ¡adelante chavalón! Se vale, y si quiere, con una mano amarrada atrás», desafió.
«Me reta a golpes desde la tribuna, un adulto mayor de 68 años, provocaciones trostkistas», respondió Fernández Noroña.
La presidenta de la sesión, la morenista Olga Sánchez Cordero, pidió respeto entre legisladores, y Téllez sacó un pañuelo blanco en señal de paz, pero los dimes y diretes continuaron.

¡Participa con tu opinión!