El mes de marzo del pasado 2020, las ligas de baloncesto amateur de Aguascalientes tuvieron que pausar a causa de la pandemia de COVID-19, de modo que, después de un año sin actividad, todo parece indicar que este mes por fin regresará la actividad de la liga dominical.
Si bien el baloncesto regresó a las canchas de Aguascalientes desde hace varios meses, en la liga dominical, así como en otros torneos de Ademeba, decidieron ser más prudentes con el tema sanitario, aplazando la fecha de reinicio hasta que el semáforo epidemiológico así lo dictara.
Desde el mes de agosto, Ademeba local estuvo informando mes a mes sus protocolos y posturas acerca del regreso a las canchas, dando a conocer que lo principal para poder reanudar los torneos es tener dos semáforos amarillos consecutivos y, a juzgar por la situación actual, parece que esto sucederá este mes de marzo.
Si todo marcha según lo esperado; es decir, si el semáforo vuelve a estar en amarillo la siguiente quincena, el 16 de marzo se convocará a los equipos a la primera jornada amistosa, la cual se estaría jugando en los siguientes días, esperando tener la primera fecha oficial para el 28 de este mes.
Cabe señalar que este regreso no será igual a como se quedó en marzo del 2020, sino que se tendrán que seguir varios protocolos para poder mantener estas ligas. Entre las medidas a destacar está la de utilizar únicamente el IV Centenario como sede, al ser un recinto abierto y suficientemente grande.
De igual manera, se tendrá una reducción en las personas dentro del recinto, siendo de sólo 25 sin contar organizadores, árbitros o prensa, así que los equipos tendrán que presentar no más de 8 jugadores, siempre y cuando el semáforo se mantenga en amarillo, ya que, si vuelve a naranja, el torneo no se detendrá, pero las medidas serán más exigentes.
De cualquier manera, el encargado de la liga dominical, Gabriel Esquivel, con el apoyo de los dirigentes del baloncesto local, se encuentra positivo con este regreso a las canchas, ya que considera que la organización ha sido prudente a lo largo del año, siempre viendo por el bien de los participantes y de sus familias.