Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Checo se quiere quedar.
Por fin llegó el podio para Sergio Pérez, que recibió la bandera a cuadros en la segunda posición del Gran Premio de Turquía.
Con esto, el piloto mexicano abona para que sea tomado en cuenta por algún equipo de la máxima categoría para 2021, que todo hace indicar que sería sólo la escudería de Red Bull.
Pérez, quien arrancó tercero desde la parrilla, manejó con categoría las primeras vueltas que presentaron unas condiciones muy mojadas debido a la lluvia y que, conforme pasaban los giros, dio cátedra de cómo llevar un sólo juego de neumáticos intermedios desde la vuelta 8.
“Le dije a mi equipo por radio que creía que con una vuelta más con esos neumáticos y habrían explotado. Al final teníamos vibraciones que eran extremadamente malas, pero creo que eso fue un factor para tener la carrera que tuvimos, porque debía cuidarlos desde el principio hasta el final”, dijo Pérez.
El tapatío sumó 18 unidades para llegar a 100 en la temporada, ligando 18 carreras en la zona de puntos (novena mejor marca en la historia), 12 este año.
El de Racing Point ya es cuarto en la clasificación y regresó al equipo de Silverstone al tercer lugar en la tabla de Constructores, además de que es la tercera ocasión que llega al centenar de puntos y está a uno de superar su mejor campaña de 101 en 2016.
Lewis Hamilton fue ganador del GP de Turquía y se consagró campeón por séptima ocasión.
Además de las condiciones de la pista y el desgaste de las gomas verdes, Checo resistió el acoso de las Ferrari en la última vuelta.
El mexicano había perdido el segundo puesto con Charles Leclerc, pero tanto el tapatío como Sebastian Vettel aprovecharon un error del monegasco para terminar en el podio.
“Fue una carrera caótica, pero un buen resultado para nosotros”, recordó Pérez.