Durante más de medio tiempo, Necaxa estuvo cerca de dar una sorpresa importante en el cierre del torneo y meterse de lleno en la pelea por un boleto directo a la liguilla. Sin embargo, una poderosa reacción de Tigres terminó con las esperanzas de los Rayos, que sufrieron una caída tanto en el partido como en la clasificación general.

Pasada la media hora de juego, los Rayos se pusieron al frente en el marcador gracias a un contragolpe culminado por Brian Samudio con un potente disparo cruzado que sorprendió a Carlos Felipe Rodríguez. La ventaja le duró a Necaxa hasta que, en el segundo tiempo, André Pierre Gignac igualó el marcador con una volea impresionante que partió en dos la portería defendida por Unsain.

A partir de ahí, Necaxa se desmoronó, pues en solo unos minutos recibió cuatro goles más. El primero fue obra de Ozziel Herrera, con un disparo lejano que fue desviado, dejando inmóvil a Unsain. Solo cinco minutos después, Marcelo Flores marcó el tercer gol de la noche, cerrando una diagonal mortal por la derecha.

Al minuto 62, Marcelo repitió su hazaña con otra definición precisa y, siete minutos después, completó su hat-trick con un disparo dentro del área que nuevamente tocó a un defensor de Necaxa. Con el marcador 5-1, el partido se volvió un intercambio abierto de oportunidades.

Al minuto 73, Alejandro Andrade acercó a Necaxa con un gol tras una excelente asistencia de Edgar Méndez, quien definió cruzado ante la salida del arquero local. El marcador final fue de 5-2, otorgando a Tigres una victoria crucial que les permite subir en la tabla general y acercarse a la clasificación directa.

Con este resultado, Necaxa se quedó con 27 puntos y descendió al octavo lugar después de las victorias de Pachuca y Chivas. Los Rayos ahora deberán buscar su pase a la fase final de forma directa en la última jornada, cuando reciban a Rayados el próximo domingo en el Estadio Victoria.