El Sistema Estatal Anticorrupción está obligado en el futuro inmediato a crear mecanismos para atrapar a quienes intenten incurrir en actos ilícitos durante el manejo de recursos públicos, “aunque sean unos genios”.

Así lo señaló el presidente del Consejo de Participación Ciudadana (CPC), Érick Monroy Sánchez, al referir que es de todos sabido que quienes cometen ese tipo de actos es “gente preparada, que le sabe” y entonces se vuelve complicado atraparlos.

Sin embargo, la sola existencia del SEA tiene que servir para dos cosas: por un lado, para inhibir a quienes están en situación de incurrir en actos de corrupción al saber que hay quienes lo estén vigilando.

Pero además para atrapar a quien se atreva a hacerlo apostando a su genialidad, pues “si creemos en la leyenda urbana del famoso diezmo, entonces también debemos de creer que todo dinero deja rastro y hay que ponerle cola para seguirlo”.

En entrevista, Monroy Sánchez consideró que un presupuesto limitado, “como el que al parecer se asignó este año”, no es pretexto para dejar de detectar, investigar y sancionar a los corruptos.

En ese sentido, sostuvo que en Aguascalientes debemos ser un millón 300 mil personas las que tenemos que estar interesadas en el tema y, por lo tanto, vigilantes de que las cosas se hagan bien y a la buena.

“Es decir, no podemos esperar que casualmente tengamos conocimiento de hechos de corrupción, sino que todos debemos estar pendientes de ello y si estamos viendo que hay proveedores de Gobierno que no cumplen y los siguen solicitando, pues hay que investigar y actuar en consecuencia”, agregó.

En ese contexto, este fin de semana se dio a conocer que la silla vacante que dejará Érick Monroy Sánchez como presidente del CPC, el próximo 2 de febrero, será ocupada por alguno de los siete aspirantes al cargo de comisionado, convocado por el SEA a través de la Comisión de Selección.

Al cierre del registro, la noche del viernes pasado, los aspirantes registrados fueron: Salvador Cardozo Castañeda, el propio Érick Monroy Sánchez, Adrián de Santiago Ocañas, Francisco Miguel Aguirre Arias, Salvador Vázquez Caudillo, Víctor Hugo Tristán López y Ricardo Cebrián de León.