RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Hoy inicio esta colaboración con un sentimiento de tristeza motivado por el deceso de Guillermo Ornelas, Memo Ornelas para sus amigos y compañeros. Don Guillermo falleció el fin de semana pasado y para quienes no sabíamos que estaba enfermo fue una noticia inesperada, de alto impacto, de la cual nos enteramos en la edición de lunes pasado de El Heraldo. Cuando leí la noticia no daba crédito a lo que mis ojos estaban leyendo y me inundó una gran tristeza. Don Memo Ornelas trabajó muchos años en El Heraldo como coordinador de correctores. Mi relación con él durante mucho tiempo fue por la vía telefónica y lo conocí en persona el 23 de octubre del 2019, en el evento del Aniversario 65 de El Heraldo de Aguascalientes. Por suerte ese día me tocó sentarme junto a Don Memo. Ahí nos presentamos los dos, y sobra decir que pasamos la reunión de lo más agradable, pues la plática de él era muy amena, muchas anécdotas y muchas vivencias periodísticas. Me di cuenta desde un principio que era un hombre muy serio, pero a medida que empezamos a platicar fuimos tomando confianza y hubo una especie de comunión en muchos conceptos, principalmente políticos. A partir de ahí me comunicaba de vez en cuando con él al periódico, por las noches solo para saludarlo. Cuando falleció el gran periodista Ernesto Gutiérrez, otro gran amigo y pieza fundamental durante muchos años de El Heraldo, fue Don Memo el que me avisó. ¡De esto hace apenas un poco más de cuatro meses! En fin, son situaciones que duelen cuando se trata de gente que en su oficio y con sus amigos fueron toda entrega. Ambos hicieron escuela en el periodismo y dejan huecos que no será fácil llenar. A Don Memo siempre lo llevaré con gratitud por brindarme su amistad y sus consejos. Descanse en paz.

 

FÉLIX SALGADO MACEDONIO, POLÍTICO INDESEABLE

Estamos próximos a iniciar las campañas políticas y los ciudadanos estamos observando cómo el INE está siendo asediado por los casi diarios comentarios que vienen desde la tribuna más alta en este momento del Poder Ejecutivo, que es la voz de Andrés Manuel López Obrador en sus ya famosas “mañaneras”. Es claro que el presidente está queriendo minar la credibilidad del instituto y eso es sumamente grave. Constantemente López Obrador critica al INE diciendo que por qué están queriendo limitar la mayoría de MORENA en la Cámara de Diputados, y ha pedido abiertamente a los Magistrados del Tribunal Electoral que revocaran esa decisión. Eso se llama intromisión. Y el colmo fue que la semana pasada el presidente firmó un convenio con los gobernadores para no meter las manos en el proceso electoral, sin embargo, el presidente las sigue metiendo, como sucedió cuando vino el presidente de Bolivia y en un evento con el visitante López Obrador hizo mofa del presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, lo cual sin duda es algo muy grave. Igualmente, grave es que el presidente de MORENA, Mario Delgado, esté acusando al INE de ser parte de la coalición del PRI y del PAN. Hay que aclarar que lo anterior no es nuevo, que eso siempre lo han hecho los partidos; hace 20 años, cuando el PRI perdió la presidencia de la república con Vicente Fox, lo mismo hizo el PRI: Atacar, cuestionar, someter a los consejeros a amenazas, de tal forma que lo que estamos viendo ya se conoce, pero es la primera vez que el presidente de la República toma partido en esto.

En estos días el INE dio la campanada cuando al estar revisando los informes de precampaña de todos los partidos políticos, y si consideramos que la ley dice: “Que aquel candidato que no haya presentado los informes de precampaña pierde el registro”. Lo anterior lo dice la ley electoral literalmente. Y esto originó que 59 candidatos a cargos diversos, entre gobernador, alcaldes y diputados locales, que no presentaron esos informes o los presentaron incompletos, hayan sido sancionados. En el caso del candidato a gobernador de Michoacán, Raúl Morón Orozco, lo presentó fuera de tiempo, o sea extemporáneo, y la ley es muy clara, por lo tanto, la pregunta es si el INE va a permitir que se viole un poco la ley o no lo permite. En el caso de Félix Salgado Macedonio, candidato a gobernador por Guerrero, así como de otros candidatos en Guerrero, ahí el tema es que no presentaron informe. Y lo que argumenta Salgado Macedonio es que no hubo contienda interna en su partido y por lo tanto va a presentar un informe de gastos de una precampaña que no existió. Lo que dice la ley es que el partido político está obligado a informar si habrá o no habrá proceso interno y los candidatos son obligados solidarios con el partido para estar pendientes de que se avise a la autoridad electoral. En este caso el INE detectó que sí había habido algunos eventos de precampaña, que sí había habido publicidad, pero Salgado Macedonio y otros candidatos dicen que no. La verdad es que a Salgado Macedonio nadie le cree, por eso la ciudadanía está pendiente que a este individuo se le sancione y no se le permita ser candidato, pues la constante en su vida ha sido burlarse tanto de las leyes como de las personas. Es el típico político mexicano cuyo lema es: “Nomás mis chicharrones truenan”. Aunque aquí lo grave es que tiene todo el apoyo de su compadre, el presidente de la República.