Ernesto Sarabia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De enero a marzo pasado, el Indicador Trimestral del PIB Turístico del País descendió 6.28 por ciento respecto al cuarto trimestre de 2019 y el Consumo Turístico Interior cedió 6.30 por ciento, indican cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Las bajas de los dos indicadores mencionados se convirtieron en las mayores desde el segundo trimestre de 2009, periodo en que dio inicio la contingencia sanitaria por la influenza A H1N1 y contribuyó a un revés del PIB de turismo de 7.64 por ciento y en el consumo turístico de 7.22 por ciento.
El retroceso trimestral del PIB turístico de los primeros tres meses de 2020 ocurrió en un lapso en que la actividad todavía no resentía el impacto completo de las medidas de restricción para controlar el Covid-19, pero ello no evitó el decremento en el turismo, el cual ya mostraba debilidad desde la última parte del año pasado.
De los principales componentes del PIB, el que tuvo peor resultado fue el de servicios, con una reducción de 6.39 por ciento para ser la más profunda en 43 trimestres e hilar tres caídas.
El valor agregado bruto del turismo de bienes disminuyó 3.63 por ciento en enero-marzo pasado.
Dentro del Consumo Turístico Interior sobresalió la disminución del turismo interno de 6.10 por ciento durante el primer trimestre de este año (a tasa anual la caída resultó de 2.37 por ciento), una baja solo inferior a la de 6.92 por ciento de enero a marzo de 1995.
En el lapso en cuestión, el turismo receptivo decreció 4.65 por ciento y sumó dos reveses.