Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El mexicano Cándido López Mora, alias «El Abuelo», fue arrestado en la capital de Honduras y señalado por las autoridades de ese país centroamericano por entrenar a pandilleros.
La Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas de Honduras (FNAMP) informó que el hombre fue detenido el pasado jueves con su pareja y que era buscado por la presunta comisión de los delitos de extorsión, venta de drogas y «sicariato».
«Él representaba a la pandilla y venía con la misión de adoctrinar, capacitar e instruir a miembros de estructuras criminales», manifestó el portavoz de la FNAMP, Mario Fu, según el medio local Tiempo.
De acuerdo con las autoridades hondureñas, el hombre había sido designado también para coordinar y orientar las operaciones de la Pandilla 18 o Barrio 18, una de las más peligrosas de esa nación de Centroamérica.
Además, agregó Fu, las autoridades de Honduras se coordinaron con México para saber si también es buscado en el País.
«A Cándido se le ha requerido su tarjeta de identidad, la cual lo acredita como ciudadano mexicano», señaló el portavoz, de acuerdo con el mismo medio.
«En esta caso, se está haciendo un cruce con Interpol también para identificar si este individuo no tenía orden de captura pendiente en el país hermano».
Una supuesta credencial para votar emitida por el Instituto Nacional Electoral (INE), cuya copia fue divulgada en redes sociales por la FNAMP, consigna que López Mora tendría domicilio en Tecuala, Nayarit.
Según el medio local La Tribuna, «El Abuelo», de 54 años, tenía varios años formando parte del grupo criminal.
López y su pareja, Mercy Odeth, fueron detenidos en la colonia El Pedregal de Comayagüela, en la capital hondureña.
Al momento de su detención también se les aseguró una cantidad no mencionada de dinero en efectivo, paquetes de mariguana y una droga conocida como «tiburón», sus celulares y una camioneta.
Según las autoridades hondureñas, López Mora estaría relacionado con varios hechos de violencia en puntos de la capital, Tegucigalpa.
De acuerdo con el medio local La Tribuna, el portavoz de la Fuerza aseguró que en las últimas semanas se han detenido a varios ciudadanos extranjeros vinculados a la violencia de las pandillas en Honduras.
La violencia adjudicada a las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 ha puesto a Honduras como uno de los países más violentos del mundo, según el último reporte de Human Rights Watch, aunque la tasa de homicidios ha caído de 66 por cada cien mil habitantes en 2014 a 37 en 2020.
Según el mismo documento, en Honduras podría haber hasta 40 mil miembros de las pandillas.
La Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas, compuesta por miembros de la Policía, Ejército y la Fiscalía, fue creada en 2018 para combatir a estos grupos.