Crece de manera importante la medicina estética en México y en Aguascalientes. El presidente de la Federación de Colegios de Medicina y Cirugía Estética, Marco Antonio Conde Pérez, señaló que México ocupa el tercer lugar en el número de cirugías a nivel mundial, además de que en la entidad las relacionadas con la nariz, busto y liposucción, son las de mayor demanda entre la población.

El médico especialista detalló que Estados Unidos es el primer lugar en el mundo, Brasil el segundo y nuestro país el tercero en cuanto a dichas operaciones. “A nivel nacional se realizan cerca de 400 mil cirugías estéticas al año, y en el caso de Aguascalientes las de mayor demanda son las de nariz, busto y liposucción”.

Añadió que ante el significativo avance que ha tenido la medicina y la cirugía estética en los últimos años en México, ha surgido una clara confusión entre la población al diferenciar el campo de acción de la cirugía plástica con el área de la estética, donde los pacientes ya no saben a quién acudir en caso de necesitar algún tipo de mejora estética, y los médicos tampoco han abonado mucho a que la diferencia quede clara a sus pacientes.

Conde Pérez apuntó que en la actualidad en todo el país existen alrededor de 1,500 médicos estéticos certificados ante el Consejo Mexicano de Medicina Estética, de los cuales 24 son de Aguascalientes y cuyo objetivo es brindar a los pacientes la confianza de que cuentan con las credenciales necesarias para ejercer su especialidad en clínicas y hospitales con las regularidades sanitarias que marca la Cofepris.

“Es de suma importancia que las personas que buscan un procedimiento estético, verifiquen que los médicos y los establecimientos a los que acuden, cuenten con las regularidades establecidas ante la Cofepris en el sitio www.cofepris.gob.mx/Documents/NotasPrincipales/12022015_3.pdf”.

Finalmente, afirmó que en la actualidad existen alrededor de 460 establecimientos irregulares en todo el país, detectados y suspendidos por la Cofepris por no contar con la licencia de prestación de servicios, por malas condiciones sanitarias y por el uso de productos no certificados que ponen en riesgo la salud de los pacientes, causando problemas irreversibles e incluso la muerte.