Con el reforzamiento del Operativo Barrio Seguro hasta 300 detenidos llegan a las instalaciones del C4 municipal durante los fines de semana, informó Moisés de Luna Martínez, director de Justicia Cívica del municipio capital.
El operativo, que se intensificó tras la temporada de feria y las recientes elecciones, ha provocado un aumento del 20-30% en las detenciones diarias, especialmente los fines de semana.
Las principales causas de detención incluyen riñas callejeras, consumo de alcohol en la vía pública, y disturbios nocturnos, con un notable incremento en el involucramiento de menores de edad.
Según los reportes, aproximadamente 30 a 35 menores son detenidos diariamente, con algunas colonias como Punto Rojo destacando por su alta reincidencia.
Moisés de Luna Martínez también destacó la preocupación por el bajo porcentaje de padres que acuden a recoger a sus hijos detenidos, apenas un 30% según las estadísticas recientes.
Esta falta de responsabilidad parental representa un desafío adicional para las autoridades locales, que buscan implementar estrategias más efectivas de prevención del delito juvenil.
En cuanto a las detenciones de la comunidad LGBT, se informó que son mínimas, representando apenas el 1-2% del total de detenciones mensuales.
Sin embargo, se han establecido celdas especiales para asegurar un tratamiento adecuado y respetuoso para todos los detenidos, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.