Claudia Guerrero y Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció ayer que se reunió con tres ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para cabildear y defender sus reformas en materia energética, contra las que se han interpuesto amparos y dictado suspensiones.
Tras justificar sus gestiones y encuentros como “colaboración entre poderes”, el político tabasqueño confirmó que en el grupo de juzgadores que acudieron el jueves a Palacio Nacional se encontraba, de nuevo, el presidente de la Corte y de la Judicatura, Arturo Zaldívar.
Detalló que en el encuentro privado participaron dos de los tres ministros que ha propuesto en lo que va de su gestión: Yasmín Esquivel y Luis González Alcántara, quien hace apenas unos días desechó un recurso interpuesto por el Congreso de Tamaulipas, tras determinar que el Gobernador de esa entidad, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, conserva su fuero.
En su conferencia matutina, López Obrador sostuvo que en el diálogo con los juzgadores colocó sobre la mesa las reformas en materia de energía eléctrica e hidrocarburos.
“Es muy importante que se dé esta comunicación, desde luego pertenecemos a poderes independientes, autónomos, pero formamos parte del Estado nacional, del Estado mexicano, y hay asuntos que requieren de una atención de Estado”, justificó.
“Hay casos que a nosotros nos importa mucho que ellos conozcan de manera directa el porqué de nuestra actuación; por ejemplo, nos importa mucho que sepan por qué la Ley Eléctrica o por qué la Ley de Hidrocarburos”.
Al hablar del tema, el Presidente acusó a “otros ministros” de rechazar una ley para la seguridad de las líneas de transmisión.
“Nos rechazaron una ley para la seguridad de las líneas de transmisión y lo hicieron, no estos ministros, otros, sin tener todos los elementos, yo diría beneficiando, privilegiando el interés personal, el interés individual, el interés privado. Con la reforma energética se elevó a rango supremo el interés privado y se le dio el mismo trato que una empresa privada a la CFE y no puede ser así”, señaló.
El jueves pasado, Zaldívar acudió a Palacio Nacional, lo que fue su segunda visita al Presidente en lo que va de este mes. Su presencia se registró casi al cumplirse un mes de aprobada la reforma del “regalazo”, que pretende ampliar dos años su mandato al frente de la Corte.
Aunque fue votada por la Cámara de Diputados desde el pasado 23 de abril, el Ejecutivo federal no la ha promulgado.