Frida Edith Andrade Alemán
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-En la actual modalidad laboral, además de la importancia de la remuneración económica, las personas que buscan empleo valoran encontrar trabajos que incluyan un “salario emocional”, señaló OCCMundial.

Dicho concepto refiere, por ejemplo, a que las personas puedan trabajar en casa o tengan un sistema híbrido y que se les respete su derecho de desconexión digital.

“Para los buscadores de empleo, dentro de las últimas encuestas, lo que están buscando es ‘salario emocional’, es lo que más se busca en este mundo pandémico, prepandemia y postpandemia”, dijo Sergio Porragas, director de Operaciones de OCC.

“Una de las características clave del salario emocional es si se va a tener home office por si pasa algo; puede ser un factor decisivo de si me postulo o no”, comentó durante su participación en el cuarto día del Tercer Foro Nacional Laboral Index.

Con la adición del artículo 68 bis a la Ley Federal del Trabajo el Senado aprobó el derecho de las y los trabajadores a la desconexión digital, para abstenerse a participar en comunicaciones electrónicas (como correos o mensajes), durante horas no laborales, y así asegurar el respeto de su tiempo de descanso e intimidad personal y familiar.

El hecho de estar en un mecanismo de home office no quiere decir que el patrón esté atrás del trabajador para supervisar si realmente está realizando su trabajo o no, destacó Porragas.

“Las empresas, los patrones y los líderes dentro de los equipos deben estar conscientes de que tenemos confianza en los propios trabajadores y que van a laborar en el tiempo que está estipulado dentro de su contrato, y después de ese horario debemos evitar el estar contactándolos”, detalló.

Pero los trabajadores también deben recordar que su nuevo espacio de trabajo es una extensión de su oficina, por lo que deben cumplir con las mismas políticas, procedimientos y valores, pues el que no estén físicamente en el corporativo no quiere decir que no cumplan, destacó.

Además de México, existe legislación específica sobre el derecho a desconexión en Francia, Italia, Bélgica y España, entre otros países.

En Estados Unidos y Canadá ya se tienen grandes avances, donde incluso en varias empresas no es necesario contar con una legislación porque ya se respeta la desconexión, pues muchas veces es un tema cultural, aclaró.