Perla Martínez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-«Frida» es de Cuba y Wilmene de Haití, pero comparten algo en común: buscan un papel que les permita caminar y trabajar libremente, y sacar adelante a sus hijos.
Aunque no se conocen ni han cruzado palabra, ambas coincidieron ayer en el exterior del Instituto Nacional de Migración en espera de recibir atención de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, que es el primer paso para conseguir un documento que los acredite como refugiados.
Si lo obtienen, no serán deportadas y después podrán solicitar al INM una tarjeta de visitante que les permitiría trabajar.
«No eres nada si no tienes papeles», señala «Frida», quien prefiere omitir su nombre real.
Licenciada en enfermería, «Frida» salió de Cuba hace cinco años y se estableció con su esposo y un hijo recién nacido en Chile.
«Somos profesionales», señala, «pero no tienes oportunidad de trabajar como profesional y es como decimos que uno no es nadie sin documentos».
Sin esos papeles, indica, no pueden rentar, ya ni hablar de comprar alguna propiedad o conseguir un trabajo relacionado con su profesión.
En Chile, cuenta, el sistema para solicitar una estancia legal es lento y tras cinco años ahí decidieron emigrar.
«Trabajábamos en un supermercado», relata «Frida, «salimos el 8 de agosto de Chile, caminando, autobuses, lancha, pasamos la selva y entramos por la frontera de Tapachula.
«Pero ahí no puedes hacer nada, porque hay mucho migrante, casi no te puedes mover en la ciudad y por eso decidimos: ‘Bueno, vamos a ver en qué ciudad podemos arreglar nuestra situación migratoria y por eso estamos aquí».
La historia de Wilmene es similar: junto con su esposo estuvo tres años en Chile y enfrentaron los mismos problemas.
Ahora buscan ingresar a Estados Unidos o trabajar en México.
«Chile es un buen país, pero para la gente que tiene ya papeles definitivos, que están trabajando bien», menciona, «es muy difícil tener un papel y si no tienes un papel es difícil trabajar, no puedes pagar una casa y es todo carísimo.
«Mi bebé es chilena, pero nosotros no, y sin papeles no puedes encontrar trabajo bien y el que encuentras no ayuda ni para pagar la casa o hacer una compra».